Carlos Ramírez López: EL DESAFÍO JUDICIAL DE GUYANA

ACUERDO DE GINEBRA

En Ginebra las partes contendientes, Venezuela y Guyana, firmaron un Acuerdo para resolver el conflicto sobre el territorio en disputa, acuerdo según el cualen un lapso de cuatro años se debería llegar a una solución, y de no ocurrir, las partes escogerían uno de los medios de solución previstos en el artículo 33 de la Carta de las Naciones Unidas, vale decir la negociación, la investigación, la mediación, la conciliación, el arbitraje, el arreglo judicial, el recurso a organismos o acuerdos regionales u otros medios pacíficos de su elección. 

EN CASO DE NO LLEGARSE A UNA SOLUCIÓN

Alternativamente, para el caso de que las partes no alcanzaran un acuerdo, se aprobó referir la decisión sobre los medios de solución a un órgano internacional apropiado que ambos gobiernos acordasen, o de no hacerlo se sometería al secretario general de la ONU, y de no producirse un acuerdo, se escogería otro de los medios estipulados en el artículo 33 de la Carta de las Naciones Unidas, y así sucesivamente, hasta que la controversia fuera resuelta, o hasta que todos los medios de solución pacífica establecidos en dicho artículo hubiesen sido agotados (artículo 4.2 del acuerdo).

PROTOCOLO DE PUERTO ESPAÑA

Transcurrieron los cuatro años sin llegar a un acuerdo, entonces las partes resolvieron darse 12 años más, y esto se asentó en el llamado “Protocolo de Puerto España” que se firmó el 18 de junio de 1970, a cuyo término tampoco se produjo solución, por lo que las partes convinieron en utilizar unos intermediarios que diplomáticamente se denominan “Buenos oficiantes”, con los que tampoco se llegó a nada y es entonces cuando el secretario general de la ONU, Antonio Guterres, dio por terminados sus buenos oficios y remitió el caso a la Corte Internacional de Justicia en La Haya, determinación que ya había sido anunciada por Ban Ki-moon antecesor de Guterres.

LO QUE OCURRE EN LOS HECHOS

En todo ese largo tiempo Guyana abusivamente viene ejerciendo actos de posesión física y explotación del área en conflicto sacándole beneficio a su duración y desconociendo los efectos suspensivos que sobre el fraudulento Laudo de París significó el Acuerdo de Ginebra, y para ello ha establecido alianzas como primeramente hizo con Fidel Castro dandole carta blanca a la intromisión política y militar que luego fue continuada y extendida por Hugo Chávez y su Petrocaribe para asegurarse el apoyo en el organismo CARICOM que reune a 15 pequeños paises del caribe fundamentalmente de origen británico que se han puesto radicalmente a favor de Guyana en este conflicto, paises que han venido igualmente apoyando a Maduro en los críticos escenarios de la OEA. Mientras tanto, el dictador Maduro desfachatadamente acusa a la oposición venezolana de traición a la patria.

LO QUE OCURRE EN EL DERECHO, GUYANA

Del lado de Guyana se preparan fuertemente para la confrontación judicial. Han armado un poderoso equipo de juristas de varias partes del mundo integrado por el ex secretario general de la Commonwealth, Sir Shridath Ramphal; los expertos en derecho internacional Paul Reichler y Payam Akvan; el bufete de abogados Matrix Chambers (Reino Unido); Paul Reichler del bufete Holey-Foag, uno de los más influyentes de Estados Unidos; y Payan Akhavan abogado miembro de la Corte Permanente de Arbitraje de La Haya. Para pagar los honorarios de este equipo la Exxon dio a Guyana 15 millones de dólares, todo lo cual ha sido públicamente divulgado por su gobierno.

LO QUE OCURRE EN EL DERECHO, VENEZUELA

Maduro se ha limitado a desconocer competencia de la Corte sobre el caso, lo cual se planteó en un escrito que en fecha 18 de junio del 2018 consignaron Delcy Rodríguez y Jorge Arreaza comunicando que Venezuela no participará en ese proceso judicial. Esto nos coloca ante dos posibilidades:

1) Que la Corte admita ese argumento y cierre el caso por carecer de competencia.

2) Que, por el contrario, afirme su competencia y abra a trámite el juicio en un larguísimo proceso de años.

En ambos casos Guyana está ganando el caso sin contención alguna porque ejecuta sin pausa su apoderamiento del territorio en litigio acompañada de sus aliados China, Cuba, Exxon, lo cual pasado el tiempo será prácticamente imposible retrotraer.

CREO QUE HAY QUE BATALLAR EN LA CORTE

Por el contrario a lo que se ha venido planteando, creo que ir al juicio es mejor alternativa que seguir tras la posibilidad de un acuerdo negociado con quienes han demostrado de toda forma posible una voracidad que no respeta limitaciones legales, esta es una propuesta que desarrollo en el próximo artículo.

CONTINUARÁ

 

 

Carlos Ramírez López

@CarlosRamirezL3

Be the first to comment on "Carlos Ramírez López: EL DESAFÍO JUDICIAL DE GUYANA"

Leave a comment