Elides J. Rojas: Cuba sí puede repartir balas

Ahora mismo la chilladera de izquierda sobre una posible intervención militar de Estados Unidos en Venezuela es impresionante. Como si ellos jamás hubieran roto un plato a costillas de la sangre ajena

En la historia reciente hay dos clases de intervencionismo militar, a plomo y sangre. El del eje de izquierda que se traduce en URSS, la Alemania comunista o sus lacayos tipo Cuba. Antes, del eje soviético y ahora de Rusia. Ahí la clave es ser enemigo de Estados Unidos. Lo demás no importa. En otros ámbitos del mundo ocurre igual, pero con otros protagonistas. En cuanto a lo que interesa a Venezuela, lo de Cuba es un descaro.

La isla caribeña esclavizada por los Castro ha metido su nariz a sangre y fuego en muchos lugares y a Venezuela siempre la ha tenido apuntada. La diferencia es que la izquierda mundial es chillona y llorona de nacimiento, mientras su enemigo gringo asume la plomazón con descaro donde sea.

Ahora mismo la chilladera de izquierda sobre una posible intervención militar de Estados Unidos en Venezuela es impresionante. Como si ellos jamás hubieran roto un plato a costillas de la sangre ajena. Veamos un resumen del historial bélico, de metiche, de los cubanos por imponer el sistema esclavista en otras naciones. Igual a la Venezuela chavista. Plata y armas para desequilibrar gobiernos en otras tierras, pero por debajo de cuerda. Cuba, al menos, ha sido más frontal, menos cobarde. Veamos.

Material tomado de redes y bibliografía; Cuba arranca su carrera bélica de la mano de URSS y Alemania roja siempre contra países pobres y del Tercer Mundo con el objetivo de obligar a implementar el marxismo-leninismo como forma de gobierno y esquema de vida. La excusa cubana: internacionalismo proletario o anticolonialismo antiyanqui.

Wikipedia: Durante la Guerra Fría, el gobierno socialista cubano presidido por Fidel Castro priorizó la actuación militar como el principal rol del Estado cubano en el mundo, convirtiendo a las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Cuba (FAR) —de un país pequeño— en la segunda fuerza militar más grande de América, después de las Fuerzas Armadas de Estados Unidos y probablemente similares a las Fuerzas Armadas de Brasil de la época. Esta época fue denominada «imperialismo cubano» o «imperialismo militar cubano. Incluyó tanto las intervenciones militares directas (guerras, envío de fuerzas militares) e indirectas (sostén logístico de gobiernos o de movimientos guerrilleros, actividad del servicio de espionaje, incitación a golpes de Estado. Es particularmente notable la presencia militar cubana en África,​ con más de 36.000 efectivos en 1985, especialmente en Angola (23.000) y Etiopía (12.000). Dentro de Cuba el régimen justificaba el envío de cubanos a las lejanas guerras africanas bajo el discurso de que Cuba es una nación “latinoafricana”.

Esto lo mató la quiebra de la URSS y la ruina del comunismo

Se quedaron sin pitcher

Las FAR cubana oficialmente reconocen cinco intervenciones militares. En Argelia, Siria, Congo, Angola y Etiopía. Sin embargo otras fuentes amplían la lista incluyendo a Nicaragua y hasta Colombia.

1963: Guerra de las Arenas en Argelia, es la primera intervención de las fuerzas armadas cubanas en territorio extranjero.

1964-1965: Durante la Crisis del Congo. En la República Democrática del Congo, tropas regulares cubanas infiltradas desde Tanzania participaron en acciones bélicas sin mayor éxito.

1973-1974: Durante la Guerra de Yom Kipur, la República Árabe Siria solicitó ayuda militar a Cuba y el gobierno cubano envió una brigada de tanques que participó en combates.

1975-1991: Fuerzas regulares cubanas ingresaron en Angola, en la misión llamada Operación Carlota, para sostener al gobierno comunista y participaron en la Guerra Civil de Angola y la Guerra de la frontera de Sudáfrica.

1977-1988: Durante la Guerra Civil de Etiopía y la Guerra del Ogadén, tropas cubanas ingresaron a Etiopía para sostener al gobierno socialista y combatir al movimiento de liberación nacional somalí del Ogadén.

1979-1990: En la Revolución sandinista en Nicaragua, el Estado cubano envió personal militar que se hizo con la dirección de los servicios de seguridad e inteligencia militar nicaragüenses.

De otro tipo

1959: Expedición fallida a Panamá con el fin de iniciar un movimiento revolucionario en el país. Fueron detenidos luego de una escaramuza con la Guardia Nacional panameña.​

1959: Expedición fallida a la República Dominicana para derrocar al gobierno en alianza con el exilio dominicano.

1963 y 1967: Expediciones fallidas de militares cubanos para tomar el poder en Venezuela instalando un gobierno amigable con Cuba y asegurar el suministro de petróleo a la isla. El gobierno y sus militares venezolanos repelen la invasión destruyendo las artillerías cubanas instaladas en islas venezolanas.

Eran otros militares y otros tiempos. Esta vez los Castro lo lograron. Cuba llegó a Venezuela para quedarse. Vean bien lo que está pasando. Más claro no puede ser.

Y, al parecer, Cuba y el antiguo eje comunista, pueden intervenir militarmente donde les dé la gana sin que sean cuestionados. Y Estados Unidos cada vez es más tímido en la respuesta, justamente por la tendencia lerda y socialistoide de casi todas las instituciones mundiales, como la ONU. De eso se aprovechan las mafias también.

Al menos por estos lados del mundo.

 

elidesr@gmail.com

Be the first to comment on "Elides J. Rojas: Cuba sí puede repartir balas"

Leave a comment