¡Insólito! Fallecieron en el 94 y 96, pero en el 1999 y en 2000 acudieron a dos Notarias Públicas a vender su propiedad

El beneficiario en la venta es nada menos y nada más que el médico que monopoliza la salud privada en Aragua, Dumar Amílcar Rivero Cruces. La Querella está allí, en manos de jueces y fiscales, pero no se sabe si por temor al poder del querellado o esperando favores económicos de este, duerme en una gaveta, mientras que las herederas afectadas siguen esperando que resplandezca la justicia

“Los delincuentes pobres son los villanos de la película; los delincuentes ricos escriben el guión y dirigen a los actores” 

Eduardo Galeano, escritor y periodista

 

Tal como lo señala Tomás de Aquino, “la avaricia es junto a la soberbia, el mayor de todos los pecados capitales, porque es una ofensa directa contra Dios”. Esta nota la arrancamos con estas citas, para referirnos a un personaje preñado de codicia y que se cree intocable para la justicia, puesto a que le imputan diversos delitos y ni en el Ministerio Publico, ni en el Poder Judicial, se atreven a actuar en su contra.

Nos referimos al médico Dumar Amílcar Rivero Cruces, cedula de identidad N° 3.843.958, propietario de varias clínicas privadas y socio en otras, por lo que muchos lo señalan de ser un traficante de salud. Ese personaje se ha visto envuelto en los últimos tiempos en un escándalo público, puesto que aparece de dueño de una propiedad que fue “vendida” por un par de personas que estaban fallecidas, cuando se hizo la negociación. Es decir, que según el documento notariado, esas personas debieron haber salido de sus tumbas para vender la propiedad que dejaron en este mundo terrenal cuando vivían. ¡Insólito!

Hace algún tiempo nos llegó la información, pero nos negamos a procesarla, debido a que no teníamos pruebas del caso, hasta que los afectados nos contactaron y nos relataron los pormenores de los delitos cometidos y nos entregaron las pruebas requeridas, entre ellas una Querella judicial en contra del mencionado Dumar Rivero.

Debemos comenzar informando que el 18 de septiembre de 1994, falleció la ciudadana María Magdalena Suárez de Bocchieri. Antes de cumplir dos años de su fallecimiento, muere su esposo, Giuseppe Bocchieri Raniold, exactamente el 15 de mayo de 1996. Entre sus propiedades dejan una casa construida sobre un terreno propio de 1.164 metros cuadrados, ubicado en plena avenida Bolívar de Maracay, este, Nº 188, sector La Barraca, municipio Girardot del estado Aragua. Sus herederas, Miriam Cristina y Ana María Bocchieri Suarez, titulares de las cédulas de identidad V-4.225.379 y V-7.238.993, constituyen la sucesión Bocchieri-Suárez, de conformidad con la certificación expedida por el Seniat.

El caso es que Dumar Amilcar Rivero Cruces  y Sergio Luciano Cicogna Amendola, un ciudadano italiano que es su amigo, ocuparon violentamente el terreno e ingresaron maquinarias y personal obrero. Frente a esa ocupación, las herederas intentaron ingresar a su propiedad y les fue impedida, bajo amenazas de meterlas presa. Les dijeron que esa propiedad era del doctor Rivero.

A raíz de ese incidente comenzaron a investigar quienes ocupaban su propiedad y se encontraron con la sorpresa que sus padres fallecidos, aparecieron en 1999 vendiéndole en una Notaría del estado Miranda  la propiedad al italiano Cicogna Amendola y luego este a Dumar Rivero.

Efectivamente, se encontraron que en fecha 10 de abril de 1999, sus padres, María Magdalena Suárez De Bocchieri y Giuseppe Bocchieri Raniold, fallecidos años antes, “comparecen y otorgan” por ante la Notaría Pública Quinta (5ª) del Municipio Sucre del estado Miranda, documento de compra-venta al ciudadano italiano Sergio Luciano Cicogna Amendola, una casa y el terreno sobre el cual está construida, ubicado en la avenida Bolívar Este, nº 188, sector La Barraca, Maracay, municipio Girardot del estado Aragua. Obviamente esa venta fraudulenta fue posible con la complicidad de funcionarios de dicha notaría y seguramente con el abogado redactor. En vista que no pudieron registrar el ilícito documento, insistieron en el fraude y procedieron a hacer, por segunda vez, la misma venta, pero esta vez por ante la Notaría Pública Tercera de Maracay, en fecha 14 de agosto de 2000, es decir, que los fallecidos en el 94 y el 96, María Magdalena Suárez De Bocchieri y Giuseppe Bocchieri Raniold, volvieron a “comparecer y otorgar” el documento de compra-venta

“En fin, -sostienen las herederas Miriam Cristina y Ana María Bocchieri Suarez- el fraude fue reiterado, y para la presente fecha se encuentra vigente, no han cesado, en la ilegitima ocupación de nuestro inmueble, sobre la base de criminales actos derivados, con el único propósito de despojarnos de lo que legalmente nos pertenece. Vale decir, se trata de delitos continuados hasta la presente fecha. Y, sobre la base de la sucesión de los hechos precedentemente narrados, con el fin único de favorecer al empresario DUMAR AMILCAR RIVERO CRUCES, de despojarnos de lo que es por ley de nuestra legítima propiedad.”

El caso es que la Querella está ahí, en las manos de jueces y fiscales, que no se sabe si por temor al poder del querellado y esperando favores económicos de este, Dumar Amílcar Rivero Cruces, duerme en una gaveta, mientras que las herederas afectadas siguen esperando que resplandezca la justicia.

 

This story will continue

José Rafael Ramírez
Periodista, CNP 3.141

Be the first to comment on "¡Insólito! Fallecieron en el 94 y 96, pero en el 1999 y en 2000 acudieron a dos Notarias Públicas a vender su propiedad"

Leave a comment