Jueza Luz María García Martínez de Aragua fue detenida por el Sebin

0
200

*** La jueza del Tribunal Segundo de Primera Instancia en lo Civil y Mercantil de la Circunscripción Judicial del estado Aragua es hoy una nueva “chinito de Recadi”. La tienen en los calabozos de la policía politica en Maracay

 

La abogada Luz María García Martínez, jueza del Tribunal Segundo de Primera Instancia en lo Civil y Mercantil de la Circunscripción Judicial del estado Aragua, fue detenida injustamente por funcionarios del SEBIN el domingo 15 de octubre, después de haber ejercido su derecho al voto. La tienen en los calabozos de la policía politica en Maracay.


Resulta que el siete de septiembre pasado el presidente Nicolás Maduro le ordenó a Tarek William Saab, fiscal general designado inconstitucionalmente por la asamblea nacional constituyente fraudulenta, retomar las investigaciones de los hechos de corrupción en Cadivi, en 2014, señalando que la legítima fiscal general Luis Ortega Díaz, había engavetado ese caso. El mandatario gritando exigió castigar a “los ‘cadiveros’ responsables”.
“Esa comisión la presidía alguien en quien confiaba, Luisa Ortega Díaz, prófuga de la justicia”, dijo en aquella plenaria de la ANC, en el Palacio Federal Legislativo. Señaló que esa comisión nunca ofreció respuestas sobre las denuncias de corrupción dentro del sistema. “Muchos de los ‘cadiveros’ de ayer son los bachaqueros de hoy, ¿o miento?”, concluyó Maduro.

El “fiscal” Tarek William Saab, atendiende esa orden

El “fiscal” Tarek William Saab, atendiendo esa orden, arrancó una cacería de brujas, que injustamente ha llevado a prisión a muchas personas, entre ellas a la abogada Luz María García Martínez, simplemente para quedar bien con su jefe.
En mi condición de periodista he sido un duro crítico del régimen y de mucho de sus funcionarios cuestionados por corrupción, pero sería igual a los voceros de la dictadura, si celebrara como ellos, una injusticia.
Veamos en detalle el caso de la jueza García Martínez:

En fecha 22 de noviembre de 2002, se constituyó la sociedad mercantil Envasadora Aguas del Orinoco, C.A., siendo sus accionistas fundadores, los ciudadanos Henry Solórzano García, Leonardo Solórzano García, Fidel Solórzano García, Lorena García, José Luis Figuera, José Alberto Figuera, Loída García, y Luis Romero y Carlos Guevara García, joven que era hijo de la jueza Luz María García Martínez y, quien lamentablemente falleció en un accidente. La empresa fue creada con un capital accionario de cuatro millones de bolívares, dividido en cuatro mil acciones, con un valor nominal de mil bolívares cada una. Luego de la muerte de Carlos Guevara García, en el año 2006, se hizo el traspaso de las ciento sesenta acciones nominativas que le pertenecían a su madre Luz María García, como única heredera

La abogada Luz María García Martínez, como accionista minoritaria (4%) del total accionario, nunca participo en nada, ni fue miembro de la junta directiva, ni ocupo posición administrativa alguna, en que pudiera tomar decisiones sobre el giro diario de la empresa, ni sobre los negocios que se pudieran realizar.

Su posición dentro de Envasadora Aguas del Orinoco, C.A, se limitó solo a aprobar los estados financieros que le eran entregados, previo el informe del Comisario. Ni siquiera suscribió nuevas acciones pese a los aumentos de capital que realizaron la mayoría de los socios. Como consecuencia de esos aumentos de capital; para los actuales momentos, la abogada García Martínez solo posee un 0,21% del capital accionario, sin recibir ni siquiera utilidades o regalías, toda vez que la mayoría de los años, cualquier remanente que pudiera existir, se procedía a invertirlo en productos necesarios para el giro diario de la misma, como es el caso de botellones o materiales perecederos, así como incrementar los fondos de reserva de Ley.

La ciudadana Luz María García, desconocía y aún desconoce, las solicitudes que  hicieron los accionistas mayoritarios a la Comisión de Administración de Divisas (CADIVI) para la adquisición de maquinarias necesarias para el procesamiento de agua, porque inclusive, al estar ella viviendo en Maracay donde ejerce como juez, nunca visitaba la sede de la empresa ubicada en el oriente del país, por lo que mal podía saber de su administración. No tiene, ni tuvo conocimiento alguno de los procesos administrativos internos que manejaba la empresa y prueba de ello, es que no existe ningún documento o acta en donde apruebe tales solicitudes.

Su participación en Envasadora Aguas del Orinoco, C.A., nunca ha incidido en los manejos de la citada empresa, por lo que mal puede ser responsable de cualquier asunto relacionado con su administración, al no saber de esta, ni ser solicitada su opinión para ningún acto o actuación relativa a la misma.

A pesar es lo aquí narrado, el domingo 15-O, luego de votar en las elecciones regionales, la abordaron unos funcionarios del SEBIN, con la orden de “acompáñenos”. Su detención ha causado revuelo en el foro aragüeño, donde evidentemente las manifestaciones de solidaridad son realmente impresionantes.

Evidentemente que la abogada Luz María García Martínez, jueza de Tribunal Segundo de Primera Instancia en lo Civil y Mercantil de la Circunscripción Judicial del estado Aragua es hoy una nueva “chinito de Recadi”, que espera por la audiencia de presentación, prevista para este lunes 23 de octubre el el Palacio de Justicia de Cruz Verde en Caracas. El caso lo lleva el Fiscal 52, con competencia en legitimación de capitales, Edgar Ramírez y el tribunal por ante que se solicitó la orden de aprehensión fue el 24 de Control del Área Metropolitana de Caracas. ¡Ojalá se imponga la justicia!

Esta injusticia cometida contra la jueza Luz María García Martínez es una muy mala estrella para Tarek William Saab, fiscal general designado inconstitucionalmente por la asamblea nacional constituyente fraudulenta.

¡Gran injusticia!

José Rafael Ramírez
Periodista, CNP 3.141