Un rufián en el Departamento de Estado

Corrió la noticia reforzada con la foto de Leocenis García en Washington dándose la mano con Mauricio Claver-Carone, asesor del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, lo cual causó asombro pues si un rufián como ese puede ser recibido en la Casa Blanca es que el tema venezolano es ya cosa de burla. Y luego, para completar, otra foto, esta vez con Luis Almagro, que en realidad no causa impacto, porque todo el que pasa por allá puede ir y hacerse un selfie con el muy popular Secretario General de la OEA.

La agenda de Garcia incluyó una entrevista en Miami con el escritor, presentador y periodista peruano Jaime Bayly en el canal Mega TV desde Miami, Florida, donde anunció que sería candidato a presidente de Venezuela, que allí sí que le salió mal, literalmente le dieron una paliza. Bayley le dio hasta con el tobo, le dijo en su cara «Yo no votaría por tí, ni loco» , y al final burlonamente dijo: «Este hombre tiene piel de elefante» refiriéndose a lo que el entrevistado le aguantó sin inmutarse. Sinceramente ese show dio pena ajena.

Entre las revelaciones dadas por Leocenis García en la entrevista, estuvo la de su salida de Venezuela a pesar de la prohibición que pesa contra él desde hace 12 años Dijo que salió por la frontera, pero nunca aclaró como obtuvo pasaporte y visa para entrar a Estados Unidos, ni porque no será detenido cuando regrese Es muy simple, como todos saben, Leocenis García es un peón al servicio nada menos que del numero dos del régimen y vicepresidente del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV), Diosdado Cabello. Este rufián jamás podrá explicar como de “pata en el suelo”, pasó rápidamente y por arte de magia a montar un «grupo empresarial comunicacional», con finalidades oscuras y con objetivos específicos.

 

 

Notas relacionadas:

http://www.noticiasjr.com/el-extrano-caso-de-leocenis-garcia/

http://www.noticiasjr.com/defendiendo-al-pollo-leocenis-garcia-sostiene-que-detencion-del-narcogeneral-hugo-carvajal-es-un-secuestro/

Be the first to comment on "Un rufián en el Departamento de Estado"

Leave a comment