El dictador venezolano ha quedado al desnudo frente al mundo

0
3225

Lo que ha ocurrido este domingo 20 de mayo de 2018, y de lo que todos los venezolanos hemos sido testigos, demuestra que el dictador ha quedado totalmente al desnudo, no solo frente al país, sino ante la comunidad internacional. No le ha valido el chantaje de ofertas, de darle comida al pueblo y hasta diez millones de bolívares (unos 11 dólares) a quiénes votaran por él, vía carnet de la patria. Tal y como dijeron las encuestas de calle, más del 80 por ciento manifestó que no irían a votar en este proceso y así ha sido. Ha quedado demostrado que el dictador, gracias a la ilegitima convocatoria de su espuria asamblea nacional constituyente, no tiene ni siquiera el respaldo de su propia gente. Ha quedado al desnudo. No importa ya lo que diga el CNE (“Casino” Nacional Electoral), ya el país habló y el mundo entero ha escuchado. A duras penas el proceso se cierra, con un muy jalado 18 por ciento de participación. Que aunque no haya nadie en los centros de votación, vayan a tener las mesas abiertas hasta las 12 de la noche, tampoco importa, ya la Comunidad Internacional sabe, con lujo de detalles, lo que aquí ha ocurrido, este histórico domingo 20 de mayo de 2018, que tanto nos recuerda el plebiscito del “gobierno constitucional” de Marcos Pérez Jiménez en diciembre de 1957.

Recordemos que en diciembre de 1957 debían celebrarse nuevas elecciones en el país. A pesar de eso, el gobierno que recordaba lo ocurrido en 1952, no quiso correr riesgos innecesarios, por eso, con ese fin de aferrarse al poder, la propia dictadura organizó un Consejo Supremo Electoral y éste, dócilmente convocó a los venezolanos mayores de dieciocho años y a los extranjeros con más de dos años de residencia en el país, para que votaran el 15 de diciembre de ese año, si estaban de acuerdo con reelegir al DICTADOR. El plebiscito era ilegal, como ilegal es la elección que ha celebrado Maduro hoy en el país, pues tal procedimiento violaba lo establecido en la propia Constitución adoptada por el régimen desde 1953. El fin de esa historia es harto conocida, ese plebiscito dio al traste con el régimen del dictador Pérez Jiménez un mes y ocho días después. Esa es la historia y como establece aquella sentencia de Confucio, que no deja de ser verdad: “un pueblo que no conoce su historia está condenado a repetirla”


José Rafael Ramírez
Periodista, CNP 3.141